Citroen “Proyecto S” Maserati o simplemente, el Citroen SM.

Quedan 48 horas para que se termine el 2018, un gran año en el que “Roadmantics” ha visto la luz, pero no sólo eso, sino que hemos hecho amigos gracias a un proyecto al que Dani y yo tenemos un gran cariño.

Son las 8 a.m. y el día nos recibe con unos 2 o 3 grados sobre cero que me hacen dar la vuelta para coger más ropa de abrigo antes de llegar a la playa de Barrañan donde hemos quedado con Rubén. Contra todo pronóstico mi vuelta a casa me hace llegar 3 minutos tarde y Dani me espera analizando con Rubén el precioso doble chevrón que nos espera pacientemente para ser grabado en esta fresca mañana.

Lo primero que llama la atención es que con la condensación y el frío, el impresionante doble escape saca unos anillos similares a los que el mejor fumador del mundo podría crear, curiosa creación del 6 cilindros que emite un sonido redondo y apacible que nada deja entrever la rabia que nos enseñará a lo largo de la jornada.

Los detalles son tantos que nos hacen plantearnos que el coche es del año 72 y hay que mirarlo como la “nave espacial” que era en aquella época donde en el panorama automotriz Citroen estaba innovando con cosas como los faros direccionales que además poseen la característica de un sistema por membrana donde el haz de luz se orienta verticalmente con respecto al peso que transportamos y la carretera. Algo necesario por la suspensión que se encarga de mantener en todo momento una altura de 15 cm con respecto al firme independientemente de nuevo al peso, pero que además, al ir protegidos por una cápsula cuentan con un sistema de aire caliente que emplea dos tubos para introducir aire a la zona, simplemente brillante.

Pero tal vez lo más impresionante es el puesto de conducción donde unos magníficos asientos con una peculiar forma de regulación desde la zona lumbar en vez de desde la banqueta, nos plantan ante un volante de un solo brazo con sistema autocentrante y una parrilla de cambio metálica que rápidamente nos recuerda a los modelos italianos de la época. En el velocímetro se muestra la distancia de frenado sobre firme seco con relación a la velocidad y una enorme luz de check nos avisa si algo va mal y un botón nos permite comprobar que todas las luces de alarma funcionan correctamente mientras tres relojes en el centro de la consola nos indican temperatura de agua, nivel de combustible y temperatura de aceite.

Lejos de terminar aquí, los detalles se extienden por todas partes desde el pedal de freno tipo seta hasta el mando situado a la izquierda de la banqueta del conductor en el que podemos elegir 4 posiciones para la suspensión que son a parte de la de parking, las 3 de marcha y gato donde ésta se eleva para que no tengamos que hacer un esfuerzo excesivo en la colocación del elevador de carrocería para cambiar una rueda por la de repuesto (que por cierto se sitúa en el maletero), hasta el enclave donde viene fijada la radio de origen. En definitiva, es recomendable invertir algo de tiempo en ver y tocar para sentir el tacto de los materiales de alta calidad que nos acompañarán en el camino.

Por fuera lo más destacable al ver al coche circular es la exagerada diferencia en el ancho de ejes, que viendo desde atrás el movimiento, deja claro que el puente trasero podría pasar por el medio del delantero sin tocarse, algo a lo que un servidor no está acostumbrado visualmente y que me llamó poderosamente la atención.

Pero dejando a un lado los ya mencionados focos, el portón trasero tiene una forma en z peculiar que personalmente me fascinó y que al levantarlo se llevó consigo parte de la bandeja del maletero para proteger a los pasajeros de la zona trasera del habitáculo de un posible viento, de nuevo sin palabras….

Anochece y hemos escuchado el pequeño seis cilindros de origen Maserati bramar entre los árboles de la zona de Paiosaco en la provincia de La Coruña, nos hemos ido a Caion a comer y hemos visto como giraba cabezas a su paso pero llega la hora de hacer la entrevista y despedirnos, el coche se va y Dani se queda a mi lado mientras sonreímos porque este mastodonte francés nos ha hecho cambiar nuestra percepción sobre él, vinimos a grabar la “dolce vita” y nos encontramos con un purasangre encerrado en el cuerpo de un elefante que se ha creado para viajar a ritmos de gacela y su agilidad es cuanto menos reseñable.

Os emplazamos a ver el vídeo sobre esta unidad en nuestro canal de Youtube, creo que merecerá la pena dedicarle 10 minutos para conocerlo mejor.

Y si os pasa como a nosotros y os quedáis con ganas de más, en ésta ocasión contamos con la suerte de que Rubén es un querido reportero del mundo del motor y cuenta con una página web donde nos muestra todos los entresijos de una joya que ya echamos de menos.

Su Majestad el Citroën SM

Muchas gracias Rubén por pasar a formar parte de la familia Roadmantics.

 

1 comentario en “Citroen “Proyecto S” Maserati o simplemente, el Citroen SM.

  • Para mí también fue un placer esta jornada tan especial. Muchas gracias por ayudar a dar a conocer un modelo poco frecuente y en el que es fácil caer en los tópicos de que si Cruyff tuvo uno y cosas similares, anécdotas que no definen bien un coche plagado de detalles que lo hacen único y muy especial, una pieza irrepetible. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies