Nissan 200SX S13 -The Legacy- Roadmantics Ep 14

El Nissan s13 es un coche de esos que no necesita presentación, un vehículo que en algún momento ha sido un objeto de deseo para todos los que amamos el mundo del motor.

¿Quien no ha soñado con hacerse un s13 con frontal de s12? Pues resulta que no todos estamos tan enfermos, quedamos unos pocos a los que los faros escamoteables nos vuelven locos, no podríamos hacerle eso a una carrocería tan mítica, ya no sólo por mantener la originalidad, sino porque nos declaramos fans de ese “mnñiiiic” con el que los motores encargados del mecanismo levantan el sistema de faros que se encuentran como dormidos, esperando su turno para obsequiarnos con su trabajo.

Al ritmo del ca18det nos movemos por las carreteras de alrededor de La Coruña para disfrutar del empuje de su turbo y el movimiento de un chasis que no dejan de quitarnos sonrisa tras sonrisa. El 1.8 con turbo, desarrollaba unos suficientes 169 cv que mueven el conjunto de forma alegre pero que necesitan de un chasis muy bien puesto a punto para transmitir la mítica deportividad que hizo de éste modelo lo que es en la actualidad, si bien ese aura de deportivo implacable se la merece por una facilidad de potenciación muy clara y también en gran medida gracias al basto mercado de piezas relativas a la preparación tanto de motor como de chasis, llegando a existir kits de adaptación para motores tan míticos como el del Toyota Supra, Nissan Skyline e incluso los propulsores ls de Corvette tienen cabida en el angosto vano motor.

Pero ¿cómo hemos llegado hasta aquí? Pues realmente fruto de las fatalidades y el refranero popular en su versión más positivista por aquello del “no hay mal que por bien no venga”. Y en éste caso, una avería en un coche que teníamos planeado grabar, dio como resultado que ayudando al propietario, me vi volviendo a casa caminando desde el taller de un amigo y por el camino, detrás de la valla de una empresa, casi perdido entre los demás electrodomésticos se podía ver una gema, como con miedo a brillar pero con una presencia y belleza que dejaban claro que el propietario es alguien especial, digno de conocer. Una tarjeta al de seguridad y a esperar la llamada, ojalá haya suerte y mis esperanzas se correspondan con la realidad, he tenido un s13 y me gustaría grabarlo para el canal.

Esa misma tarde suena mi teléfono y escucho la narración completa, me estremezco sentado en el bar junto a mi amigo Dressi, pero él no se da cuenta porque rápidamente me levanto y salgo para escuchar mejor todo lo que Alberto me está contando, la historia con su padre, el robo del coche y su recuperación, dos años de semiabandono en la calle…… ésta historia de amor/odio hay que contársela al mundo por lo que ponemos una cita y grabamos, es diciembre y el tiempo no acompaña, las heladas hacen imposible grabar desde la moto pero estoy deseando que llegue el momento.

Es domingo y todavía hace frío, quedan dos días para mi cumpleaños pero al despertarme creo que me han hecho el primer regalo, no puedo esperar a ver lo que se saca Dani de la chistera con éste vídeo y yo tengo clarísimo qué partes del coche son las que tenemos que enseñar porque lo conozco muy bien, hemos elegido un ambiente un poco industrial aunque al final del día hemos hecho un poco de todo.

Me hubiera gustado conducir el coche tal vez sólo unos metros para volver a tener esa sensación aunque, viendo el coche a lo largo del día recuerdo perfectamente la posición medio tumbado, piernas muy estiradas con el morro extendido y los faros al final, alrededor de la cabeza todo está acristalado y el coche aunque pequeño por dentro, da una sensación de amplitud bastante real ya que puede albergar sin problema a conductores de dos metros como yo, únicamente reseñable para conductores altos la posición del freno de mano, que si bien para las personas de alturas más habituales es perfecta, para nosotros resulta un poco intrusiva. El tacto del cambio era algo largo pero sumamente preciso, el sonido del motor es bastante especial y aunque a priori sea un simple 4 cilindros el turbo soplando y la transmisión junto al cuerpo crean una atmósfera de deportivo de los de verdad.

Sentado en la moto no puedo evitar buscar aquellos ángulos que tanto me gustaban del coche, imagino de nuevo la extremadamente pequeña llave que emplea el Silvia perdida en mi manaza antes de insertarla y comenzar la diversión, me estoy volviendo a enamorar de él, tanto que mi mujer que ha venido a echarnos una mano en la grabación, me cala al instante y me suelta un enérgico y sonoro “NO” como si fuera un cachorrillo haciendo una trastada, seguido de una carcajada y la explicación a los presentes. “Cómo me conoce la condenada” pienso todavía absorto en la forma que hacen las aletas llegando hasta el cristal, las luces traseras comunicadas y el morro con esa caída pronunciada….. definitivamente es un coche de esos que crean afición.

Al sentarme a escribir éste artículo, pensaba en poner un poco de la historia del modelo, busqué la documentación necesaria para no meter la pata, dí forma a la historia del chasis y el motor e incluso lo inserte en el marco económico de la época. Viendo los datos pensé que éste canal va realmente de lo que nos hace sentir el coche y decidí escribir un pequeño prólogo con mi experiencia con la unidad que nos ocupa y ¿sabéis qué? creo que lo que os he contado es el mejor resumen de lo que es el coche, los datos son sólo eso….. dejadme en los comentarios lo que os ha parecido el vídeo, esperamos que os guste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies