Volvo P 1800 ES – Shooting Experience – Roadmantics Ep 16

Corre el mes de Enero en el que, tras grabar el Citroen Sm de Rubén Fidalgo, éste nos descubre en su agenda a Antonio, un coleccionista de Saab que tiene piezas tan importantes como un Sonett v4 del que podéis ver un reportaje en la web del mismo Rubén. Pero en el revoltijo de conversación y fotos, de repente aparece en mi teléfono una foto de un Volvo p1800es, tengo que revisar y buscar un poco de información pero sin duda la luna trasera me llamó como a un niño una tableta de chocolate.

Lo tenía claro, quería terminar con las manos y la cara manchados de ese chocolate, deseaba grabar ese coche y poder enseñarlo al mundo con nuestra propia mirada, pero estaba a 160km de nuestra ciudad y eso en un canal que estamos financiando con nuestros medios Dani y yo, era un impedimento grande, aunque una vez mantenida una conversación con Antonio, éste se muestra dispuesto a acercarse a Coruña para realizar el reportaje y es más, nos pasa su cuadrante de trabajo para que podamos mirar cómo gestionar las fechas.

Yo era súper feliz y estaba muy muy agradecido por el gesto que ha tenido con nuestro canal, creo que no sabe todavía cuánto lo valoramos y lo agradecidos que estamos de haberle podido tener con nosotros y más teniendo en cuenta que de su colección, hemos seleccionado el coche que encaja menos, entono el «mea culpa» por ello pero miradlo, ¿no os pasaría lo mismo?

Hemos seleccionado para el evento una carretera mítica que discurre por los alrededores del monte Xalo, englobando zonas del antiguo rally de La Coruña, pero hay que pasarse el día antes para comprobar que no hay obras, que no ha habido un desprendimiento o cualquier otra cosa que nos impidiera grabar en la zona, al fin y al cabo, el pobre Antonio iba a salir de su trabajo en Santiago de compostela para ir a por el coche a Vigo y venir a una jornada de unas 10 a 12 horas de grabación en La Coruña. ¿Ahora comprendéis por qué he sido tan pesado con lo agradecidos que estamos? todo ello para luego volver a Santiago y finalmente hallar el descanso del guerrero.

Así pues nos citamos a las 9 a.m. en Carral para tomar un café, reponer fuerzas y comenzar el día. Soy el primero en llegar y con mucho margen así que decido dar una vuelta para ir pensando cosas que aportar a Dani y ver que nada ha cambiado desde el día anterior y cuando llego al punto, ambos se encuentran charlando junto a uno de los coches más bonitos que he tenido la suerte de ver.

Es extraño, un coupé con luna trasera completa y grandes ventanas laterales crean un «shooting brake» que algunos decían que parecía un coche fúnebre, si así fuera por favor que me toque uno de esos y no una deprimente furgo, ya que te vas al menos hacerlo con estilo ¿no?

El P1800ES es un modelo de corta estancia en los concesionarios ya que apenas se produjo durante dos años, en el 1972 se fabricaron 3070 unidades compartiendo línea con el P1800 y finalmente en 1973 salieron de las cadenas de ensamble 5007 modelos dejando la cifra en sólo 8077 coches para repartir entre los concesionarios de todo el mundo.

¿Por qué una cifra tan escasa? el coste de la adaptación del modelo a las nuevas normas de seguridad impuestas principalmente en EEUU, dieron al traste con la vida comercial de una obra de arte con ruedas, de un coche que es un icono de la época, terminaron con el camino de una magnífica carrocería que abandonó nuestras carreteras en aras de una vida más segura en ellas.

El interior es de esos con mucha personalidad, nos recibe nada más abrir la puerta la palanca de accionamiento del freno de mano, que se sitúa entre la carrocería y un asiento sumamente cómodo que no sujeta en exceso pero que es suficiente para las prestaciones del coche,

El volante de 3 brazos de corte deportivo, una extensa gama de indicadores con todo tipo de información y una palanca de cambios inclinada hacia el conductor, obtienen un aire deportivo en su interior que nos envuelve pero personalmente las bolsas de las puertas portaobjetos me parecen magníficas, como reminiscencias de una época donde todo tenía un toque especial de la mano de la persona que fabricó aquello.

La jornada transcurre sin muchas novedades y llegada la hora de marchar, nos despedimos con esa sensación de que nos volveremos a ver, en un tiempo habrá que caer en las redes de ese Sonett si Antonio lo desea.

Viendo marchar el coche por la carretera de la mina no puedo evitar sentarme mentalmente al lado de Antonio, dispuesto a recorrer Europa viendo el mundo pasar sobre las aletas con la forma de los focos marcada sobre ellas como dirigiendo mi vista al mundo que va apareciendo ante mi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies